Pentecostés: fiesta judía y cristiana (Revalorizando el Antiguo Testamento II)

Formación bíblica

Seguramente en el 99% de los casos cuando se le pregunta a un católico o a un cristiano qué se celebra en Pentecostés, responderá que la venida o efusión del Espíritu Santo. El mismo porcentaje reaccionará con sorpresa y desconcierto cuando se le confronte con el texto de Hechos de los Apóstoles que dice: “Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar” (v. 1). Todavía no aparece mencionado el Espíritu y ya se habla del día de Pentecostés de lo que se desprende que Pentecostés antes de ser una fiesta cristiana era (y es hasta el día de hoy) una fiesta judía. Y era una inmensa fiesta: una de las tres fiestas anuales de peregrinación a Jerusalén que se celebraban en Israel (ver Ex 23,16). Es decir, el Espíritu Santo, para decirlo de una forma gráfica, se aprovechó de la fiesta de Pentecostés, que estaban…

Ver la entrada original 653 palabras más

Misericordia=Útero

BEBE-VISION

Cuando Moisés vio a Dios por la espalda, oyó también una voz que definió al Dios de Israel como misericordioso:

“Oh Eterno, oh Eterno, Dios piadoso y clemente, lento de ira y grande en mercedes y en fidelidad”(Ex.34:6).

Sin embargo, al observar las raíces de las palabras en hebreo, podemos, como siempre, ¡ver unos vínculos asombrosos!

Por ejemplo, el verbo “LeRajem (לרחם)”, que significa tener piedad o compasión, está relacionado con otras palabras tales como “querido/a, adorable” o “amado/a” (רחים), lo que significa que en el medio Semítico, alguien a quien amas es al final caracterizado con misericordia.

No se puede amar sin ser misericordioso.

 Lo  fascinante es que la raíz de la palabra misericordia esta también relacionada con el embarazo.

La palabra hebrea para “útero”, el cual alberga y protege el embrión, desde la concepción hasta el nacimiento es – “Rejem (רחם)”.

Aquí, igualmente, el milagro de la concepción y protección del embrión puede ser definido como misericordia.

 

Fuente: Dr. Eli Lizorkin-Eyzenberg/Serafín Contreras Galeano.